Centro-pueblo-Comunidad-San-Pablo

Titular noticias

EL RENCOR, UN VENENO SOCIAL

Martes 17 Abril 2018


El pozo de José
 

 
El libro del Génesis, ese antiquísimo tratado sobre la condición humana, se puede leer como una obra dramática que describe con fino detalle las dinámicas de las personas y de la sociedad. En sus protagonistas y en sus historias vemos que estas dinámicas no han cambiado mucho en los últimos milenios, más allá del contexto cultural e histórico en el que nos encontramos hoy.
 
Una de ellas es la vida apasionante de José, el penúltimo de los doce hijos de Jacob. Como favorito de su padre no tardó en atraer sentimientos de envidia sobre su persona, de tal forma que todos sus hermanos se pusieron de acuerdo en eliminarlo, como había hecho Caín anteriormente con su hermano Abel. ¡Parece que recurrir a la violencia como forma de solucionar los conflictos de la convivencia ha seducido a la humanidad desde antiguo! En este caso, aunque primero decidieron matar a José, finalmente “le quitaron su túnica, lo agarraron y lo echaron en un pozo. Era un pozo seco en el que no había agua. Después se sentaron a comer.” (capítulo 37)
 
Pensemos, por un momento, en ese José, desnudo y maltratado, sentado en el fondo de un pozo, despojado de toda esperanza. Sin duda, le acompañarían en el pozo infinidad de sentimientos: dolor, rabia, impotencia, tristeza, frustración…todos los ingredientes necesarios para generar en su interior odio y rencor ante la flagrante injusticia sufrida por parte de sus hermanos.
 
Seguidamente resolvieron venderlo como esclavo (a su fechoría se añade el deseo de lucrarse), así que “sacaron a José del pozo, lo vendieron a los ismaelitas por veinte monedas de plata, y éstos se lo llevaron a Egipto”. Conocemos el resto de la historia, que se resuelve con el reencuentro feliz de José y sus hermanos en Egipto, a los que acabará socorriendo en sus necesidades.
 
El pozo de José es el pozo del agravio y de la injusticia, el pozo al que somos arrojados cada vez que nos convertimos en víctimas del mal, y nos sentimos solos y abrumados. ¡Cuántas personas se encuentran hoy en ese pozo! ¡Cuántas personas han sido sacadas de él, solamente para prolongar su dolor en el rechazo de los suyos!
 
Sin embargo, José sorprende por su capacidad de dejar, en el fondo de ese pozo, cualquier sed de venganza, o de querer procurar la justicia. Su dolor no se acompaña de odio ni de rencor, como demuestra el desenlace de la historia. José viajó a Egipto cargado de dolor, pero libre del veneno del rencor.
 
El pozo de José, las experiencias del dolor, de la injusticia, o del rechazo, paradójicamente, también pueden llegar a ser lugares en los que uno aprende a liberarse del odio (y del rencor que nace de él), y a valorar la vida por las oportunidades, limitadas pero reales, que sigue ofreciendo.
 
Nelson Mandela dijo, al salir de la cárcel tras veintisiete años de reclusión: “Al salir por la puerta hacia mi libertad supe que, si no dejaba atrás toda la ira, el odio y el resentimiento, seguiría siendo un prisionero”.
 
El hombre libre, y, por lo tanto, capaz de llegar a ser verdaderamente feliz, es también aquel que aprende a renunciar a ciertos actos de compensación y de justicia, que por otro lado lo alejarían para siempre de sus hermanos. Escribió Unamuno en La agonía del cristianismo, hace ya muchos años: “¿Qué es justicia? En moral, algo; en religión, nada.” Practicar la religión – religar – es aprender a valorar aquello que nos une, no lo que nos separa, aprendizaje que, trágicamente, muchas veces solamente realizamos en el fondo del pozo de José.



 

Mas sobre el tema: pablo cirujeda , reflexión
Comentarios
Tu email no se mostrará en ninguna parte
Control Antispam


Últimas noticias

Archivos del blog









Contacto

1505 Howard Street
Racine, WI 53404, EE.UU.
racine@comsp.org
Tel.: +1-262-634-2666

Ciudad de México, MÉXICO
mexico@comsp.org
Tel.: +52-555-335-0602

Azua, REPÚBLICA DOMINICANA
azua@comsp.org
Tel. 1: +1-809-521-2902
Tel. 2: +1-809-521-1019

Cochabamba, BOLIVIA
cochabamba@comsp.org
Tel.: +591-4-4352253

Bogotá, COLOMBIA
bogota@comsp.org
Tel.: +57-1-6349172

Meki, ETIOPÍA
meki@comsp.org
Tel.: +251-932508188