Centro-pueblo-Comunidad-San-Pablo

Titular noticias

LOS MAGOS DE ORIENTE COMO MODELO EN NUESTRO PROPIO ENCUENTRO CON CRISTO

Domingo 6 Enero 2019



Aún en el tiempo de Navidad, este fin de semana celebramos la fiesta de la Epifanía. En nuestro contexto de fe, epifanía significa la manifestación de Cristo a todas las naciones.
 
Hemos ido a Misa constantemente estos días. Seguimos escuchando todos estos relatos sobre el nacimiento de Jesús de los dos evangelios que nos lo explican, Lucas y Mateo. Una de las cosas hermosas de todos estos textos sobre la Navidad es ver cómo la Buena Nueva del nacimiento de Cristo tiene un efecto expansivo: primero, solo María lo sabe; entonces José; luego Elizabeth y Zacarías; luego los pastores (representando los marginados de Israel. En la Epifanía, la Buena Noticia llega a todo el mundo. Usando lenguaje del siglo XXI, Jesús se hace viral.
 
Cristo continua manifestándose en nuestro mundo, y nos corresponde a nosotros escuchar esta Buena Noticia y dejar que nos transforme, como transformó a los Magos de Oriente. Cuando empieza el relato de los magos, estos sabios buscan a Jesús en Jerusalén, en el centro de poder, y preguntan por él a Herodes, personificación del poder. Al final del texto, transformados por el encuentro con Cristo, se dan cuenta de que tienen que evitar Jerusalén y Herodes, y regresan a su tierra como personas transformadas, llevando consigo la buena nueva de Jesús.
 
Observamos la actitud de los Magos en este evangelio de la Epifanía, y aprendemos de ellos cómo dejar que Jesús transforme nuestras vidas como cambió las suyas:
 
(1) Los magos eran personas que estaban en movimiento, con una actitud de búsqueda. Lo opuesto es nuestra tendencia a establecernos, en la vida y en la fe, y dejar de buscar. Nos instalamos en la comodidad de las certitudes, y tenemos más respuestas que preguntas—caemos en la tentación de la complacencia. 
 
(2) En su búsqueda, los Magos leyeron un signo: una estrella. Dios nos manda continuamente señales y pistas para encontrar a Jesús. Quizá no son señales tan espectaculares como la estrella itinerante de hoy, pero Dios sigue comunicándose con nosotros a través de las personas y los acontecimientos de nuestra vida diaria. No deberíamos perder la sensibilidad para discernir estos signos de Dios.
 
(3) Una vez que se encuentran con Jesús, los Reyes Magos se lo dan todo. Le regalan al Niño regalos muy simbólicos. El oro, que representa la riqueza material, una preocupación contante de cualquier ser humano. Incienso, usado por múltiples culturas a través de la historia como elemento de ritual religioso, representando nuestra relación con la divinidad. Y mirra, un ungüento con efectos medicinales que también se usaba para embalsamar los cuerpos de los difuntos, representando la realidad del sufrimiento humano y la certeza de la muerte. Lo contrario sucede cuando no dejamos que Jesús nos cambie y optamos por vivir la fe a nivel superficial, centrándonos en los gestos y los rituales, en las normas y las leyes, y no nos sentimos interpelados por la increíble invitación a ser seguidores de Jesús. 
 
(4) Y los Magos se llenaron de alegría al encontrarse con Jesús—no sólo alegría, pero una alegría desbordada, la alegría del evangelio que es una opción más que un sentimiento. Todos tenemos problemas y dificultades, motivos para la tristeza y la preocupación. Pero el encuentro con Jesús—empezando por la Eucaristía, pero también en el resto de nuestras vidas—tendría que llenarnos de la alegría desbordada de los Magos. ¿Sentimos esta alegría intensa cada vez que encontramos a Jesús en el “otro” especialmente el extranjero, el distinto, el marginado?
 
La Epifanía es una explosión de alegría y significado, y su onda de choque nos alcanza hoy. Aprendamos de los Magos de Oriente como continuar el trayecto que nos lleva al Niño, y más allá, en constante itinerario de transformación.


 

Mas sobre el tema: ricardo martín , epifanía
Comentarios
Tu email no se mostrará en ninguna parte
Control Antispam


Últimas noticias

Archivos del blog









Contacto

1505 Howard Street
Racine, WI 53404, EE.UU.
racine@comsp.org
Tel.: +1-262-634-2666

Ciudad de México, MÉXICO
mexico@comsp.org
Tel.: +52-555-335-0602

Azua, REPÚBLICA DOMINICANA
azua@comsp.org
Tel. 1: +1-809-521-2902
Tel. 2: +1-809-521-1019

Cochabamba, BOLIVIA
cochabamba@comsp.org
Tel.: +591-4-4352253

Bogotá, COLOMBIA
bogota@comsp.org
Tel.: +57-1-6349172

Meki, ETIOPÍA
meki@comsp.org
Tel.: +251-932508188