Centro-pueblo-Comunidad-San-Pablo

Titular noticias
Número de resultados 5 para la sagrada familia

10/08/2021 - MI EXPERIENCIA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA
Este verano un grupo de seminaristas de la Arquidiócesis de Milwaukee en los EE. UU. visitó La Sagrada Familia, la parroquia hermana de Milwaukee, que está al cuidado de miembros de la Comunidad de San Pablo. Al regresar a los EE. UU., después de los meses en la República Dominicana, uno de ellos escribió la siguiente reflexión, que compartimos aquí.

 


Durante los dos últimos meses, mi nombre no fue Craig ni Jeffrey, mi nombre y segundo nombre. Mi nombre fue Gregorio, un nombre mucho más común y más fácil de pronunciar para un hablante nativo de español. El cambio de nombre es un recuerdo divertido y alegre de los dos meses pasados ​​en La Sagrada Familia en República Dominicana. También es un recordatorio de que Dios usó la experiencia para cambiarme para mejor. Aunque podría escribir páginas sobre cómo me ha impactado mi tiempo allí, hay tres que quiero destacar especialmente: un mayor celo por predicar el Evangelio, una comprensión más profunda del gozo del sacerdocio y una mayor confianza en el Señor.
 
A menudo siento la necesidad de tener todo planeado, especialmente cuando se trata de asuntos de fe. Sin todas las respuestas, me preocupa perder la oportunidad de dar un testimonio convincente del Evangelio. Este verano, Dios me ha asegurado que no importa a dónde vaya o cuán preparado me sienta, Él está presente y trabajando. Una mañana, por ejemplo, me acerqué a ver un entrenamiento de béisbol juvenil en la ciudad. Me senté allí durante casi una hora, hablé un rato con el entrenador y algunos de los jugadores y luego me fui a casa. Mientras caminaba por la calle de regreso a casa, uno de los jugadores jóvenes comenzó a caminar a mi lado. Le pregunté si sabía el Padre Nuestro y, durante los siguientes cinco minutos, caminamos con las manos cruzadas sobre el pecho rezando el Padre Nuestro mientras la gente en la calle nos miraba y escuchaba pasar. Un entrenamiento de béisbol se convirtió en una oportunidad para guiar a otros en la oración, una oportunidad que no habría surgido si me hubiera quedado quieto hasta que me sintiera totalmente preparado para comunicar la Buena Nueva. Dios no solo me dio la oportunidad de difundir el Evangelio, sino también las palabras y acciones para hacerlo.
 
Aunque he conocido a sacerdotes y he pasado tiempo en parroquias, nunca había pasado tanto tiempo con sacerdotes fuera del seminario en un entorno parroquial como este verano. Estuvimos cada día con el P. Javier, el párroco actual de La Sagrada Familia, y el P. Bob (un sacerdote de la Arquidiócesis que estuvo ayudando durante tres meses), celebrando los sacramentos, comiendo juntos, viajando y compartiendo conversaciones. Además del P. Javier y el P. Bob, pasamos tiempo con sacerdotes y obispos de la diócesis local, sacerdotes de Antigo, WI, Virginia, el rector del seminario menor, el P. Luke Strand, quien vino a visitarnos desde Milwaukee, un sacerdote cubano que sirve en la catedral de Santo Domingo y seminaristas de la diócesis local. Los sacerdotes con los que tuve la oportunidad de charlar y pasar un rato tenían diferentes personalidades, antecedentes y años de sacerdocio, pero el amor y la alegría que compartían con mis compañeros de clase y conmigo por el sacerdocio y la misión de la Iglesia era innegable. Fue algo que me hizo ver que mi vida como sacerdote estará llena de alegría y fraternidad.
 
Por último, estoy más convencido de que el Señor dará fruto de las semillas que me pide sembrar en la vida de los demás (Mateo 13). En cuarenta años, la parroquia ha crecido de unas pocas capillas a más de quince, y algunas de las comunidades han crecido hasta el punto de convertirse en parroquias. La parroquia ha establecido centros de salud y de nutrición donde la gente puede recibir atención médica básica y traer a sus hijos para la educación y la comida. Escuché a los feligreses hablar sobre el impacto que los sacerdotes anteriores han tenido en sus vidas, y es obvio que estas comunidades han ido creciendo en madurez cristiana. Como todos, estoy llamado a sembrar semillas en la vida de los demás y confiar en que Dios traerá el crecimiento (Mt 13). Mi tiempo en la República Dominicana, viendo el crecimiento que Dios ha producido durante cuarenta años en esa región, es un testimonio convincente de que Dios traerá el crecimiento que desea de las semillas que me pide que siembre.
 
Soy Craig, soy Gregorio, y mi vida ha cambiado gracias a los dos meses que pasé en la República Dominicana. Alabado sea Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo por las gracias de la confianza para salir y difundir el Evangelio, la convicción de que mi llamada vocacional está llena de vida y alegría, y una confianza renovada en el poder de Dios, para hacer crecer las semillas que me pide sembrar.


 

01/05/2018 - VISITA DE LOS OBISPOS AUXILIARES DE MILWAUKEE A LA PARROQUIA HERMANA EN REPÚBLICA DOMINICANA

Hace algo más de un año el Arzobispo de Milwaukee, Mons. Jerome Listecki, visitó la República Dominicana para celebrar los 35 años de hermanamiento de la Arquidiócesis de Milwaukee con la Parroquia La Sagrada Familia de Sabana Yegua (Azua). Esta hermosa relación de fe y amistad de 35 años ha dado, indudablemente, muchos frutos, tanto en Milwaukee como en la República Dominicana.
 
A lo largo de estos 35 años las vocaciones han florecido: hoy podemos contar con tres sacerdotes ordenados, originarios de la parroquia La Sagrada Familia, que trabajan en la diócesis de San Juan de la Maguana; con tres seminaristas en formación, también en el seminario diocesano; y con cinco miembros de la Comunidad de San Pablo que son, también, originarios de la parroquia. Además de eso, cinco sacerdotes de la Comunidad de San Pablo vivieron una etapa formativa en la parroquia antes de entrar al seminario, y ahora esta experiencia misionera enriquece su servicio en Milwaukee.  
 
Para seguir consolidando este hermanamiento, durante el primer trimestre de 2018 visitaron Sabana Yegua los obispos auxiliares de Milwaukee James Schuerman y Jeffrey Haines, así como los vicarios generales David Reith, Jerry Herda y Javier Bustos. Todos ellos pudieron compartir celebraciones eucarísticas con la comunidad local y conocer varias áreas de la parroquia, donde fueron acogidos con mucho cariño. En especial el obispo Schuerman tuvo un encuentro emotivo con los feligreses, pues él trabajó en la parroquia, como sacerdote misionero, de 1992 a 1996, y pudo compartir con mucha gente recuerdos de aquella época. ¡35 años de fe y amistad compartida son una gran obra de Dios!



 

29/08/2017 - “PENNIES FOR PENCILS”: AYUDA DE NIÑOS DE EE.UU. A NIÑOS DOMINICANOS EN EL INICIO DEL CURSO ESCOLAR

A principios de 2017 el centro educativo Saint Lucy Parish School de Racine (Wisconsin) organizó un concurso de monedas para recaudar fondos para lápices y material escolar para la Parroquia La Sagrada Familia en la República Dominicana. Gracias a los pequeños la campaña recaudó con éxito un total de 1.500 USD.
 
Cada mes de agosto inicia el nuevo curso escolar en la República Dominicana y muchas familias tienen dificultades para sufragar los gastos del material escolar y los uniformes de sus hijos. Algunas familias pasan tanto apuro que los muchachos incluso empiezan el curso más tarde, cuando finalmente han podido comprar todo lo necesario. Con la ayuda de Saint Lucy Parish School, la Parroquia La Sagrada Familia ha podido distribuir libretas, lápices y uniformes a muchos niños. Desde aquí queremos transmitir el agradecimiento de los niños dominicanos a los estudiantes de Saint Lucy. ¡Ahora ya pueden empezar la escuela! 


 

01/02/2017 - 35 AÑOS COMPARTIENDO FE Y AMISTAD

Un grupo de representantes de la arquidiócesis de Milwaukee, incluyendo su arzobispo, visitan la parroquia La Sagrada Familia de Sabana Yegua (República Dominicana)
 

 

Del 17 al 24 de enero el arzobispo de Milwaukee, Mons. Jerome Listecki, visitó Sabana Yegua junto a un grupo de peregrinos de Wisconsin para celebrar los 35 años de hermanamiento entre su arquidiócesis y la parroquia La Sagrada Familia
 
Desde 1981, sacerdotes diocesanos de la Arquidiócesis de Milwaukee han estado al cargo de la parroquia La Sagrada Familia. Los últimos trece años han sido sacerdotes diocesanos de Milwaukee que además son miembros de la Comunidad de San Pablo. Esta fructífera relación, que en 2016 cumplió 35 años, se ha desarrollado con el lema de “Compartir fe y amistad”, y ha enriquecido a ambas iglesias hermanas, que hoy son más solidarias y más abiertas gracias a esta relación de apoyo mutuo.
 
La visita de Mons. Listecki y su grupo incluyó reuniones con distintos grupos pastorales de la parroquia, así como la visita a los diversos proyectos sociales que desarrollamos en la región (centros infantiles, centro de salud, construcción de letrinas, centros de capacitación…). El día 21 de enero se celebró una Eucaristía en la comunidad Proyecto 4, coincidiendo con el día de Nuestra Señora de la Altagracia, protectora de la República Dominicana. A esta celebración se unió el obispo de San Juan de la Maguana, Mons. José Grullón, rememorando que dicha capilla fue la primera sede de la parroquia, en un ya lejano 1981. El domingo, día 22, se celebró otra festiva Eucaristía en Sabana Yegua, y finalmente el grupo de peregrinos pudo viajar a Higüey, a la Basílica de la Virgen de la Altagracia, para dar gracias por la relación ya consolidada de las dos Iglesias Hermanas, la de Milwaukee y la de San Juan de la Maguana.
 
La celebración de los 35 años nos dejó a todos un sentimiento de profundo agradecimiento a Dios por permitir este hermoso hermanamiento en la fe y la amistad, y el deseo de que la relación continúe creciendo y fortaleciéndose muchos años más.

 


 

06/01/2017 - VISITA PASTORAL CON BENDICIONES EN REPÚBLICA DOMINICANA

La parroquia de Sabana Yegua termina el año con la tradicional visita pastoral de Monseñor Grullón, obispo de San Juan de la Maguana

 
 
Coincidiendo con la visita pastoral de Monseñor José Grullón, obispo de San Juan de la Maguana, que todos los años visita nuestra parroquia de La Sagrada Familia en los últimos días de diciembre, pudimos inaugurar y bendecir dos importantes mejoras estructurales. La primera fue la nueva capilla de la comunidad del km. 15. En esta comunidad llevábamos muchos años celebrando la misa, los demás sacramentos y todas las reuniones bajo una frágil sombra hecha de troncos y ramas; ahora, finalmente, se ha podido cumplir el sueño de contar con una construcción sólida, de ladrillo, hermosa y digna. La capilla está dedicada a Ntra. Sra. de las Mercedes, patrona de la República Dominicana. Agradecemos al grupo de misioneros de la Divina Misericordia, de New Jersey, por la ayuda brindada para poder llevar a cabo este proyecto.
 
Por otro lado, la Iglesia principal de la parroquia, en Sabana Yegua, tenía unos bancos de metal muy viejos, incómodosy obsoletos. Con gran esfuerzo por parte de muchos feligreses y empresarios locales, y con la colaboración de las parroquias de  Saint Mary y Saint Anne en Kenosha y de Holy Apostles en New Berlin (Wisconsin, EE.UU.), se han podido reemplazar los antiguos bancos por unos nuevos, de madera. La comunidad parroquial se siente muy bendecida por estas mejoras.
 
Durante los días de su visita pastoral, Mons. Grullón pudo compartir con los feligreses, motivarlos en su camino de fe con su característico entusiasmo y alegría, y confirmar a 105 personas. ¡No cabe duda que ha sido un buen final de año en La Sagrada Familia!


 

Archivos del blog









Contacto

1505 Howard Street
Racine, WI 53404, EE.UU.
racine@comsp.org
Tel.: +1-262-634-2666

Ciudad de México, MÉXICO
mexico@comsp.org
Tel.: +52-555-335-0602

Azua, REPÚBLICA DOMINICANA
azua@comsp.org
Tel. 1: +1-809-521-2902
Tel. 2: +1-809-521-1019

Cochabamba, BOLIVIA
cochabamba@comsp.org
Tel.: +591-4-4352253

Bogotá, COLOMBIA
bogota@comsp.org
Tel.: +57-1-6349172

Meki, ETIOPÍA
meki@comsp.org
Tel.: +251-932508188